Estética Ocular: Botox

Botox

La toxina botulínica, se inyecta en los músculos que forman las arrugas y actúa relajándoles e impidiendo la contracción muscular y la formación de líneas de expresión, dando al rostro una apariencia más descansada y rejuvenecida.

Es un tratamiento reversible cuyo efecto medio dura un entre 3 y 6 meses. Después de este tiempo los músculos vuelven a contraerse y las arrugas de expresión vuelven gradualmente al aspecto anterior al tratamiento. Una vez pasados los efectos de la toxina, ésta se puede administrar nuevamente para volver a conseguir la disminución de las arrugas.

Procedimiento

El botox se aplica en aquellas zonas de la cara que se mueven al hablar o reír, para evitar las arrugas dinámicas. Debilita o paraliza los músculos de estas zonas y al no poder moverse, dejan de provocar las arrugas. Se inyecta comúnmente en las patas de gallo, el entrecejo y las arrugas de la frente.