Cirugías del Segmento Posterior: Retina

Retina

La retina es el neuroepitelio constituyendo la parte más interna del globo ocular.

Los rayos de luz se enfocan en la retina a través de la córnea, la pupila y el cristalino.

La retina convierte los rayos de luz en impulsos eléctricos que viajan a través del nervio óptico hacia el cerebro, donde se interpretan como las imágenes que vemos. Tener una retina saludable e intacta es clave para tener una visión clara.

La prevención y el diagnóstico precoz de las enfermedades de la retina son factores que mejoran el pronóstico de este tipo de patologías que, de no ser tratadas a tiempo, pueden llegar a causar severa pérdida de visión o, en los casos más graves, ceguera.

Existen una serie de factores que condicionan la posible aparición de estas afecciones:

  • La edad
  • Padecer otras enfermedades, como la diabetes, la alta miopía o la hipertensión arterial
  • La predisposición genética
  • Factores ambientales, como el consumo de tabaco o la sobreexposición a la luz solar

Los síntomas más habituales de estas patologías son:

  • Visión borrosa
  • Mayor sensibilidad a la luz o aparición repentina de destellos luminosos o cuerpos flotantes (moscas)
  • Las líneas rectas pueden aparecer torcidas, inclinadas o desaparecer en algún punto
  • Dificultades para percibir los detalles
  • Aparición de sombras o áreas de visión perdidas.

Tratamiento

Según la patología corresponde láser, antiangiogénicos y cirugía.